Citroen

C4 Cactus Feel Plus

Ver

¡Utilizá el beneficio y calificá!

* Test Drive
Te invitamos a probar el modelo C4 Cactus Feel Plus de Citroen.
¿Cómo funciona?
Solicitar

Si no visualiza correctamente la información haga clic aquí


Citroen C4 Cactus

Más que un Crossover, una revolución 

Equipamiento Version:  Feel Plus

Motorización 1.2 PureTech

- ABS

- AFU (Asistente de frenado de urgencia)

- REF (Repartidor electrónico de frenos)

- ASR (Control de tracción)

- ESP (Control Dinámico de Estabilidad)

- Air Bumps

- Doble Airbag frontal

- Airbags laterales delanteros

- Airbags de cortina para plazas traseras y delanteras

- Fijaciones Isofix

- Luces Diurnas Led

- Bloqueo con mando a distancia

- Dirección electro-asistida

- Volante regulable en altura

- Computadora de a bordo

- Asiento del conductor regulable en altura

- Vidrios eléctricos delanteros

- Climatizador Automático

- Pantalla táctil de 7”

- Radio Am/Fm/Mp3/Aux-in/USB/Bluetooth/Audio Streaming

- GPS

- Barras de techo

- Llantas de aleación de 17"

- Techo Cielo

- Sensor de estacionamiento trasero

- Cámara de retroceso

- Sistema Start & Stop

- Faros camineros con Cornering Lights

Puntos fuertes

DISEÑO ELEGANTE Y FUNCIONAL

El Citroën C4 Cactus expresa su personalidad audaz con elementos gráficos al servicio de la utilización como las barras de techo que combinan estilo y practicidad.

Su parte delantera se caracteriza por su ópticas tecnológicas con luces diurnas LED que subrayan los proyectores afinados y los Airbump®.

AIRBUMP®

El Airbump®, es la unión entre el diseño y la utilidad. Exclusiva mundial, esta piel suave protege al vehículo de los pequeños impactos del día a día.

¿Su secreto? Multitud de cápsulas de aire bajo una piel suave TPU (poliuretano termoplástico) que no necesita ningún mantenimiento especial.

Puedes personalizar tu C4 Cactus con 4 colores de Airbump®: Duna,  Chocolate, Negro y Gris.

AMPLIO Y CONFORTABLE INTERIOR

Todo para facilitar tu vida a bordo. Grandes asientos delanteros, huecos prácticos y accesibles para todos, interior abierto y acogedor…  El C4 Cactus es una invitación a compartir.

TECNOLOGÍAS ÚTILES

El Citroën C4 Cactus se centra en las tecnologías útiles al servicio del bien estar y la seguridad. Las que se necesitan realmente en el día a día, como las ayudas a la conducción.

CONECTADO A TU MUNDO

100% digital y 100% intuitivo. Todos los mandos del Citroën C4 Cactus están agrupados en una sola pantalla. De serie, la Tableta Táctil de 7 pulgadas, asociada a sus 7 botones sensitivos, permite acceder a todas las funcionalidades en un clic.

CROSSOVER ESPACIOSO

4.16m de largo y una capacidad del maletero de 358 litros.

COSTOS OPTIMIZADOS

Dada sus tecnologías de ultima generación en motores sus consumos se han reducido hasta lograr:

4 l /100 km; bajando tambien notoriamente las emisiones contaminantes de Co2

TIP 

5 consejos para mantener el embrague de tu coche en buenas condiciones

El embrague es una de las piezas más importantes del coche, ya que se encarga de hacer de intermediario entre la transmisión y el motor para los cambios de marcha. Ni que decir tiene que una avería en el embrague nos va a afectar, y mucho, porque no seremos capaces de cambiar correctamente de velocidad. La reparación y sustitución del embrague es, además, bastante costosa. Ya que hacemos muchos cambios de marcha al día, sobre todo en trayectos urbanos, conviene tener en cuenta una serie de consejos orientados a alargar la vida útil del embrague, de forma que lo utilicemos mejor, y que sufra menos.

El pie izquierdo es mejor apoyarlo en cualquier sitio que no sea el pedal de embrague. este pedal solo debemos pisarlo cuando vayamos a hacer uso del embrague, es decir, en el momento de cambiar la velocidad, y en ningún otro caso. Si dejamos el pie descansando sobre el pedal, corremos el riesgo de pisarlo suavemente, con lo que estará todo el tiempo friccionando y, por tanto, desgastándose rápidamente. Así que, ya que tienes un bonito y espacioso reposapies para el izquierdo, haz uso de él. Es mucho más cómodo y más sano para la salud de tu embrague.

La lógica del coche es muy sencilla: arrancas en primera, desembragas hasta que notas el punto exacto donde el coche empieza a traccionar y liberas suavemente el pedal de embrague para no sentir “tirones” en las marchas más cortas. Cualquier otra mecánica que no sea esa va a suponer tensión sobre el embrague, y un mayor desgaste. Por ejemplo, arrancar en segunda velocidad es sinónimo de quitarle “kilómetros de vida” al embrague. Soltar de golpe y que el motor nos de un tirón brusco, también (entre otras cosas).

Si tienes que arrancar en cuesta, y solo utilizas acelerador y embrague pueden pasar varias cosas, todas más probables que la de arrancar con suavidad: que pises demasiado el acelerador, con lo cual habrá más fricción en el embrague en el momento de meter la marcha y arrancar; que sueltes demasiado lento o demasiado rápido el embrague, con el consiguiente desgaste; que no lo coordines todo bien y cales el coche. Sí que es viable que no tengas problema y arranques bien, pero la sensación de que el coche “se nos va hacia atrás” es poderosa. Eso sí, si dispones del asistente para arranque en pendiente, no tendrás problema porque podrás soltar el freno sin miedo de esa marcha atrás espontánea.

En caso de que no dispongas de ese sistema, recuerda que el freno de mano es tu amigo. Para arrancar sigue este procedimiento:

Coloca el freno de mano, o no lo sueltes: el coche debe estar frenado gracias a él.

Engrana primera velocidad y “arranca” suavemente como si estuvieses en llano.

Cuando notes que el coche tira, es decir, cuando notes cómo sube la parte delantera (¡ligeramente!) y baja la trasera, mantén los pedales en ese punto y quita el freno de mano.

Si lo has hecho correctamente saldrás sin mayores problemas.

Otra cosa a tener en cuenta es cuando nos detenemos en los semáforos. Existe un debate abierto sobre si es mejor o peor dejar la primera marcha engranada, o compensa poner punto muerto en esas detenciones, y no es nada fácil determinar qué es mejor a nivel mecánico. Sí lo es a nivel personal, sobre todo porque si lo hacemos muy a menudo se convierte en algo pesado, porque hemos de mantener el pie izquierdo en tensión, apretando el pedal de embrague. Así que si ponemos punto muerto, ganamos en comodidad, y no nos arriesgamos a pisar de forma parcial el pedal del embrague, que es lo que desgasta la pieza.

Lo mejor que puedes hacer para cuidar el embrague es aprender a “sentirlo”. Siente ese punto en el que el coche empieza a tener tracción, y mima el movimiento de tu pie para que la transición entre marchas sea lo más dulce posible. Cuanto más corta sea la marcha, más cuidado has de tener.

Con estos consejos podrás alargar la vida de tu embrague y conducir sin esos incómodos tirones que tan mal quedan.

Fuente: blog.citroen.es/

 



Esta empresa o producto aún no tiene calificaciones.

#BuscáProbáCalificá